Cancelar el Nuevo Modelo Educativo

Las razones de que es pertinente hacerlo. Murió antes de nacer.

Resultado de imagen para nuevo modelo educativo nuño

Cartas a Gracia

La plática con maestras y maestros toca un tema que es inevitable Gracia. Tema que gira en torno al proceso electoral y a la cancelación y/o inicio de la siguiente etapa de la reforma educativa. El fin de semana, charlé con dos maestras que desempeñan su labor, una en el Estado de México y la otra, cerca de la capital de la 4 veces Heroica Puebla de Zaragoza. Angélica -te acordarás,- fue tu contraparte en el Estado de México, en aquellos cursos que, inscritos en el Catálogo Nacional de Formación Continua, se impartieran en varias entidades de la República.

Recuerdo que la empatía entre ustedes fue extraordinaria y los resultados de satisfacción que lograran, fueron de la más alta estima de quienes los recibieran. Y no era para menos, coordinaron un programa de posgrado en estudios de género y talleres para la prevención de la violencia, a través de la sensibilización en perspectiva de género para el aula. Ella me refirió que aún hoy, las y los docentes preguntan en la Unidad de Formación Docente de la entidad cuándo volverán a impartirse, sobre todo el de posgrado, porque fueron retirados como opción de profesionalización por la Dirección General de Formación Continua de la SEP, a cambio de otorgar cursos de 40 horas en línea. Ahora, ella se desempeña en el área de planeación educativa en la secretaría local y mientras te espera, me pregunta por el destinatario de mi voto. Sin esperar respuesta, comenta que en Toluca -como en el resto del territorio mexiquense- se percibe el descontento del magisterio local; enojo provocado por las medidas persecutorias adoptadas por el gobierno federal y asumidas por el local. Ella considera que aunque el magisterio estatal y federalizado se encuentra dividido, 7 de cada 10 maestras y maestros, se pronuncian por un cambio de estafeta y tres dividirían sus simpatías entre Anaya y Mead.

En tanto Sandra, maestra de una escuela que se ubica en la zona de Calpan -cuna de los chiles en nogada-, señala que viven agobiados laboralmente y bajo un estrés permanente a las contribuyen actividades de cierre de fin de cursos de la escuela en la que trabaja; sesiones de los consejos técnicos y de participación social realizados a contra turno; entrega de documentación y reportes de diferente índole y por si fuera poco, esperan la convocatoria para asistir a los cursos de capacitación para la “implementación” del nuevo modelo educativo; cuestión que de llevarse a cabo, daría al traste con cualquier actividad en el periodo de receso escolar.

Muchas maestras y maestros Gracia, cuestionan la pertinencia de iniciar un proceso que estará por lo menos a discusión, si no es que será cancelado o acotado por un nuevo plan educativo Gracia. Opinan que a Peña, Otto y a otras autoridades educativas de segundo nivel, solo les interesa dejar la mesa puesta aunque no estén invitados al convite y dejar maniatado al nuevo encargado del despacho educativo con un producto fallido. Mientras tanto Javier Treviño Cantú -el de las mentiras recurrentes- da por sentado que en agosto iniciará la instrumentación del Nuevo Modelo Educativo. Acota que la responsabilidad de la administración saliente se limitaría a la publicación de los libros de preescolar, primero y segundo de primaria y primero de secundaria (sugeridos pero no gratuitos), incluidos los libros para el maestro y adicionalmente, la instrumentación de los “bloques” vinculados a la educación socioemocional de niñas, niños y adolescentes y a la autonomía curricular, dejando el resto a la buena voluntad de la próxima administración federal.

Empero, la inconformidad en contra de la reforma educativa o de algunos de los temas que aborda, no se limita a maestras y maestros y a coaliciones de partidos que disienten de un proyecto que agrede a las y los mentores y que conculca derechos laborales Gracia y, de eso sabes más tú por desempeñarte frente a grupo. A ella se suma la molestia de madres y padres de familia -agrupados en la Asociación Nacional de Madres y Padres de Familia y de militantes del Partido Encuentro Social- quienes cuestionan la forma en la que -según su dicho- se abordaría la educación sexual que se brindaría a sus hijas y a sus hijos (limitada según especialistas) y a las críticas que expertas y expertos en investigación educativa realizan a las asignaturas y a los bloques que entrarán en vigor en la educación obligatoria en escasos dos meses.

Especialistas de la Escuela Nacional de Maestros, (Laura Poy, La Jornada, 24 de junio del 2018, pág. 34) aunque reconocen avances en la presentación de los nuevos materiales educativos, alertan sobre “la desaparición de contenidos, contexto social (conocimiento del medio), civismo y ética”, la eliminación de pasajes en el libro de historia y los desafíos que generaría la forma de aplicar nuevos contenidos, aunada a una falta de capacitación seria y acompañamiento al docente. Otros doctos en la materia critican la sustitución de talleres por clubs de corte complementario (danza, karate y capoeira); el relajamiento en la evaluación que vendrá aparejado al modelo que se impondrá a partir de agosto próximo y la inducción a la adquisición de cursos y materiales adicionales a particulares -prohijados por la SEP- que requerirán los clubes organizados en las vertientes establecidas en el Bloque de Autonomía Curricular.

Sin lugar a duda Gracia, los cuestionamientos y las diferencias que los conocedores hacen de la nueva currícula serían más que suficientes para cancelarla y/o diferirla. Darle a la nueva administración, la facilidad requerida para lograr un nuevo plan educativo que concilie intereses. Valdría la pena Gracia, que cesaran las patadas de ahogado y aceptaran que su tiempo se agotó y que ellos cavaron la tumba de la reforma educativa anticipadamente.

Etiquetado , , , , , , ,

Tras el debate, las propuestas

Resultado de imagen para talleres de actualización profesional SEP

Cartas a Gracia

Un par de días antes de la manifestación del 10 de julio, Gracia,  algunas y algunos compañeros de estudio habían recorrido la colonia Anáhuac en busca del domicilio de la revista “por qué?”. El motivo aparente: encontrar información que les permitiera elaborar un trabajo de la materia Problemas Agrarios que se impartía como parte de la oferta educativa del Centro de Estudios de Investigación Social de la entonces Escuela de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México. En realidad, buscaban conocer el entorno en el que se realizaría una manifestación convocada en apoyo a los estudiantes de la Universidad Autónoma de Nuevo León, quienes protestaban en contra de una Ley Orgánica que pretendían imponerles. Las precauciones aprendidas en la preparatoria les aconsejaban prudencia. Les entusiasmaba participar en la marcha a pesar de no formar parte de ninguna agrupación estudiantil, filial de algún partido político que monopolizaba el término comunista o de sus antagonistas en la escuela, agrupados en el Bloque de Fuerzas Democráticas en la ENE. Arribaron al lugar de la cita con 4 o 5 horas de anticipación. En las estaciones del metro observaron a muchos de quienes después se sabría, formaban parte del grupo paramilitar identificado como los Halcones. Llegaron al Casco de Santo Tomás y al caminar por las calles aledañas rumbo a la Escuela Nacional de Maestros, fueron encontrándose con algunos de sus ex compañeros que provenían -como ellos-, de provincia y se agruparon y formaron una hilera justo atrás del contingente de Economía . Hoy, 47 años después, le dieron un “me gusta” a una felicitación que emitiera otro entrañable amigo -al que conocieron ese día-, por sobrevivir a tan infausto acontecimiento acaecido precisamente un jueves de corpus. Te contaré este relato por partes, Gracia.

Tras el debate, la discusión entre candidatos y/o sus partidarios se tornó aún más ríspida, Gracia. Las posturas son diametralmente opuestas y, mientras que tres se decantan -con sus bemoles- por la continuidad,  una lo hace por la disrupción de la reforma educativa. En paralelo, maestras y maestros se pronuncian en redes –mayoritariamente- por la propuesta de Andrés Manuel y rechazan la ambigüedad con la que Meade, Anaya y el Bronco, asumen una cuestión de fondo que les interesa: la recuperación de los derechos laborales conculcados.

Empero Gracia, mientras que los políticos adoptan posturas a favor o en contra de la reforma educativa, de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación surgen voces que alertan en contra de soluciones mágicas que resolverían los problemas endémicos de la educación.  Cierto, tras la elección presidencial y la unción del suspirante agraciado, las dificultades en las escuelas persistirán y las soluciones que proponga quien tendrá la titularidad del  ejecutivo federal, deberán sujetarse a un calendario legislativo y a otro presupuestal; por supuesto, como tú resaltas, tendría entonces que iniciarse la discusión escuela por escuela, asamblea por asamblea y barrio por barrio.

Poner de acuerdo intereses contrapuestos, conciliar el derecho que tienen niñas, niños y adolescentes a recibir una educación de calidad con el respeto a los derechos laborales del magisterio, como lo reivindicara recientemente la CNTE en la manifestación que sostuviera frente a la sede de la Suprema Corte, Gracia y de la misma manera, armonizar los intereses de padres y madres de familia con los de las y los mentores -en ocasiones enfrentados-; restituir la autoridad moral de maestras y maestros como jocosamente propone el Bronco; alentar la corresponsabilidad  de madres y de padres de familia en la educación de hijas e hijos; invertir más en infraestructura escolar -incluidos talleres y laboratorios- en las zonas más desprotegidas a pesar del gasto anticipado (por 25 años) de los recursos del Fondo de Aportaciones Múltiple, será todo un reto para quien se desempeñe como el encargado del despacho educativo de la administración 2018-2024.

Sin embargo, a tan solo 12 días de la elección, propuestas de maestras y maestros de base rebasan postulados esgrimidos al fragor de la batalla electoral. Mientras que la CNTE señalara que sí tiene una propuesta educativa a diferencia de los enunciados de los 4 candidatos en la materia que nos ocupa; grupos de docentes formulan propuestas

para Reformar a la Reforma Educativa que te comparto nuevamente, Gracia, aderezados con algunos comentarios. De entrada llaman a fortalecer la educación pública obligatoria (gratuita, laica, científica y democrática); cuestión que requiere de recursos adicionales para atender a quienes aún no asisten al preescolar obligatorio y a quienes deberán cursar el bachillerato en el mismo tenor; coinciden con la CNTE al plantear un respeto “irrestricto” a los derechos humanos y laborales de las y los docentes pero, la rebasan al proponer un alto a la discrecionalidad con la que se conducen las autoridades educativas estatales, violentando el derecho a la estabilidad laboral del magisterio nacional; consideran esencial que la administración pública destine el 8% de la riqueza nacional (PIB) al sector educativo, al que le obliga la ley y que de la misma manera, se cumpla con el destino de un 1% adicional al sector de Ciencia y Tecnología. Para evitar promociones personales con los recursos del sector educativo, proponen y proponen bien, que el encargado del despacho educativo sea ratificado por la Cámara de Senadores, cuestión que se extendería a los Congresos Estatales.

Pero las propuestas propuesta son Gracia y como en campaña todo se vale, podríamos seguir soñando despiertos.

Etiquetado , , , , , , ,

Pura demagogia

Reforma educativa que no se concreta en la escuela, es pura demagogia. Razones.

Resultado de imagen para talleres de actualización profesional SEP

Cartas a Gracia

Me asombra tu vitalidad, Gracia. No sólo te desempeñas frente a grupo y tienes que dedicarle tu atención a un número importante de niñas y niños con los que convives diariamente. Encima, te das tiempo para tomar todos los talleres de actualización profesional en línea que imparte la SEP y aceptas invitaciones para impartir algunas conferencias de género o de inclusión, a pesar de lo cansado que resulta viajar sábados y domingos para reintegrarte a la docencia los lunes muy de mañana. Tu formación académica y tu compromiso con la educación da para eso y más; pero, por si fuera poco, te das tiempo para visitar el museo Tamayo, el de Arte Moderno y el Jardín Botánico del Bosque de Chapultepec. Las fotografías que me compartes -vía Twitter- constituyen la evidencia; similar el papeleo, sin razón, que las autoridades educativas le exigen a las maestras y a los maestros, pese a incumplir la promesa nuñista, de limitar el poder de la burocracia educativa y eliminar al papeleo inútil a que se somete al personal docente, pero que, en tu caso, muestran el bagaje cultural del que disfrutan los chilangos: las obras de Cerith Wyn Evans en el Museo Tamayo; las pinturas de Leonora Carrington en el Museo de Arte Moderno; las fotografías de las majestuosas bromelías y de las orquídeas del jardín botánico. Acepto la sugerencia y pronto visitaré tan importantes espacios.

Resulta interesante -y pondría la palabra interesante entre comillas-, Gracia, que quienes se asumen como los poseedores de la verdad absoluta, los “únicos” interesados en defender la educación de calidad que debería impartirse a las niñas y a los niños y adolescentes; los representantes de la sociedad civil que nadie ha “elegido” para arrogarse esa responsabilidad, interroguen a los candidatos de las diferentes fuerzas políticas sobre el futuro de la educación y el devenir profesional de maestras y maestros, tus compañeras y compañeros, sin tomarlos en consideración.

Ironías de la vida, Gracia, que los representantes de las “más de 100 organizaciones civiles” convocantes, busquen lograr un “consenso en el avance de la transformación educativa”, entre quienes suspiran por la titularidad del ejecutivo federal 2018-2024 y que los cuestionantes, den por hecho que en las escuelas de educación obligatoria ya se aplica un nuevo modelo curricular previsto para instrumentarse -si bien nos va- en el ciclo escolar 2018 -2019. Inquieren, Gracia, sobre cuestiones que el personal docente, las instituciones y el sistema educativo deben realizar; vinculadas al logro de algunos derechos humanos de niñas, niños y adolescentes (aun aspiracionales) que muchas maestras y maestros comparten y que han demandado cotidianamente, pero que en la realidad, a pesar de 5 años de reforma educativa, no pasan de ser tan sólo una promesa de las autoridades -incluidas las educativas-. ¿Quién podría negarse a que niñas, niños y adolescentes aprendan un segundo y tercer idiomas adicionales -sin ser necesariamente el inglés- y dominen las nuevas tecnologías de la información? Al parecer nadie, Gracia. Aunque especialistas de la lengua expliciten que sería prioritario enseñar uso correcto del español y de las lenguas originarias, sin desechar un aprendizaje adicional. De la misma manera, Gracia, quienes como tú desempeñan su labor en una institución educativa, siempre nos recuerdan que, a pesar de los estipulado en los planes gubernamentales, muchas escuelas -muchísimas- carecen de energía eléctrica, equipo de cómputo y acceso a la señal de WiFi -Internet- que permita atender las necesidades educativas de alumnas y alumnos en este campo.

Empero, Gracia, a pesar del secuestro de la agenda educativa por parte de las organizaciones empresariales, de los foros organizados y de los compromisos adoptados por quienes con al carácter de candidatos, asistieran al evento realizado el 8 de mayo, coincido con ustedes: reforma educativa que no se concreta en la escuela, es pura demagogia. Cierto, va más allá de las declaraciones y de las promesas. Una reforma educativa requiere de un amplio consenso social -incluido el de quién tendrá que operarlo-, de quiénes tienen la tutela o la patria potestad  de  niñas, niños y adolescentes y de los mismos interesados. Sin embargo, tu opinión es razonable, Gracia. Nada se podría lograr a pesar de la voluntad política que adoptara quien resulte ganador de la contienda, si no se concilian voluntades entre inquisidores y  quienes fueran señalados como responsables por los malos resultados que niñas, niños y de los adolescentes en diversas pruebas nacionales e internacionales y, para lograrlo, se restituyen los derechos humanos y laborales de quienes fueron condenados a la pérdida de la estabilidad laboral que les otorgaba el derecho social mexicano.

Pasando a otro rubro, Gracia, Mexicanos Primero y asociados no descubren nada nuevo cuando plantean la transformación de las escuelas formadoras de docentes -escuelas normales, la Universidad Pedagógica Nacional y otras que se dedican a la formación inicial-. Su enemiga favorita, Elba Esther Gordillo Morales, habría planteado hace algunos años, un “asalto” a las universidades. Reconocía que los maestros aprendían la forma de enseñar en las escuelas normales pero –señalaba- que habría llegado el momento para que las y los docentes se hicieran del conocimiento científico y se fortalecieran académicamente asistiendo a las Instituciones de Educación Superior.

El qué enseñar y el cómo enseñarlo se “concreta” en las escuelas, Gracia. Las maestras y maestros de los diferentes grados escolares requieren una mejor organización escolar que incluya la especialización de quienes se encuentran frente a grupo, acabando con los maestros todólogos -incluso en la escuela primaria-. Demanda que todas las escuelas cuenten con la infraestructura física -incluidos materiales educativos, talleres y laboratorios, rampas, contactos, mesabancos-, sin recurrir a deudas que comprometen por 25 años los recurso del Fondo de Aportaciones Múltiples. Exige contar con el presupuesto suficiente y en tiempo que evite que madres y padres de familia sostengan el gasto corriente de las escuelas –pago de agua y luz entre otros servicios- bajo la figura soterrada de aportaciones voluntarias, que se convierten en cuotas obligatorias. Te reitero, coincido con la opinión que vierten maestras y maestros: reforma educativa que no se concreta en la escuela, “es pura demagogia”.

Etiquetado , , , ,

Sufragios en juego

Una comparación entre las gestiones de Elba Esther y Juan Díaz. Barullo electoral.

Resultado de imagen para Elba Esther y Juan Díaz

Cartas a Gracia

Agradezco, Gracia, que me hayas alcanzado en la terminal y que me acompañaras al mercado de los peces para comprar algunos aditamentos para el terrario del mayor de mi hijos. Esa visita me permitió saludar a algunas de mis amigas y de mis amigos que ahí se encuentran establecidos y que se dedican al comercio de aditamentos para mascotas. Su charla nos ilustró sobre la prohibición para importar tortugas, vinculado con la ingesta incidental de un quelonio y a la muerte de un menor en los Estados Unidos de Norteamérica -cuestión que ignoraba- y el consecuente abandono de una actividad comercial. Lo mejor vino después, cuando almorzamos un rico omelette de flor de calabaza y, en la plática me compartieras la grata impresión que te causara que tu ex compañera de estudios y ex entrenadora del equipo de futbol de la prepa Cabrera, realice campaña para la presidencia municipal.

Las semana que feneciera, Gracia, estuvo salpicada con noticias vinculadas con el quehacer de las maestras y los maestros. Destacan -si estás de acuerdo- la corrección de la plana que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) hiciera la Comisión de Quejas y Denuncias del Instituto Nacional Electoral y la consecuente suspensión del anuncio promocional con el que la asociación empresarial Mexicanos Primero A.C. promueve -de manera subliminal- el voto en contra de uno de los candidatos a la presidencia de la república y el anuncio festivo con el que los órganos de control sindical (Consejo Nacional del SNTE) aprobaran -a propuesta de Juan Díaz de la Torre y a mano alzada- la respuesta a las demandas planteadas en el Pliego Nacional 2018, que presentara la Comisión Nacional Negociadora de la organización.

La discusión, Gracia, sobre el servicio educativo pasa en estos días, de la esfera de la operación de la política pública en materia educativa a la contienda electoral; sólo así podrían entenderse las posturas adoptadas por algunas organizaciones empresariales y por la dirigencia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación. En juego se encontrarían los sufragios que emitirían –si votaran- un poco más de 2 millones de maestras y maestros que ejercen en los diferentes niveles del sistema educativo mexicano -incluido el superior- y la influencia que las y los docentes podrían tener en madres y padres de familia de un poco más de 35 millones de estudiantes. Razones suficientes para que los grupos de poder interesados, manipulen noticias, promuevan apoyos, comprometan votos a la usanza tradicional y descalifiquen a quienes exigen la derogación de una ley que conculca derechos laborales y humanos.

En el paroxismo de una enfermedad imaginaria, quienes persiguieran a las y los maestros se precian de ser los autores materiales del “70% de los contenidos de la reforma educativa” (Arely Villalobos, Proceso nº 2166, pág. 14); entre ellas las que se concretaran en leyes reglamentarias y en la reconcentración de la nómina educativa y de obtener “beneficios ascendentes para sus agremiados”. Ahora acusan persecución, quebrantamiento de su derecho a la libertad de expresión (ante el retiro del promocional mediante el que buscarán “orientar” el voto) y traición (por la formación de una nueva Asociación Civil denominada “Maestros por México”).

Empero, dejando de lado a estos quejosos, Gracia, maestras y maestros manifiestan de viva voz -en las escuelas y en redes sociales- inconformidad con algunos de los pronunciamientos que hiciera Juan Díaz de la Torre. De entrada, no aprueban que sin consulta a la base magisterial, comprometiera un millón y medio de votos a favor del suspirante del PRI. Señalan que Juan Díaz pasa por alto que muchas maestras y maestros externan preferencias por el candidato presidencial que derogaría la reforma educativa; que varios más no votarán por un partido que consideran les ha traicionado (el PRI) y les agrede con la aplicación de una evaluación punitiva; otros más manifiestan inconformidades por la inadecuada selección de candidatos externos que hiciera el PANAL y que muchos están hasta la coronilla por la pauperización de la vida y por la creciente inseguridad. Maestras y maestros de educación básica se burlan de un incremento salarial -que oscilaría entre los 11 y los 15 pesos diarios- “insuficiente para comprar un kilo de tortillas regularmente” o para pagar el costo del transporte público y de la declaratoria mediante la que Juan, se adjudicara el logro de un incremento equivalente al 8.8% del salario para el personal docente con plaza inicial.

Tus compañeras y compañeros comparten -en redes sociales-, Gracia, una tabla comparativa que muestra los porcentajes de incremento que se obtuvieran las y los mentores mexicanos en las dos últimas administraciones sindicales. Te comparto los datos, mientras que con Elba Esther el incremento menor al salario base se estableciera en un 4.55% (2007); con Juan el incremento ascendería al 3.15% (2016). Mientras que el aumento mayor derivado de las negociaciones encabezadas por Gordillo obtendría un porcentaje del 4.75% (2011); el logrado por Díaz de la Torre se establecería en un 3.9% (2013). Hacen notar y tienen razón que, en los años en los que la maestra ostentaba el cargo de presidenta vitalicia del Comité Ejecutivo Nacional del SNTE, la paridad del peso con el dólar se establecía en 12.50 pesos por dólar y en la actualidad se encuentra en una relación de 20 a 1.

Las burlas no paran ahí, Gracia, hacen referencia también a quienes sirven como comparsa en eventos partidistas y en promocionales del azul turquesa. Se mofan de las escuelas de organización incompleta en las que laboran, lo mismo que de las que carecen de las instalaciones adecuadas y de la capacitación docente a distancia; de los líderes sindicales modernizadores que atienden “previa cita solicitada por correo electrónico” y de otras linduras similares; burlas y mofas que representan el encono social que afecta a quienes tienen que soportar a los funcionarios “exquisitos” de la SEP, quienes desconocen lo que es laborar en una escuela pública carente en ocasiones, hasta de sanitarios. No está el horno para bollos, Gracia, ni Juan Díaz para congraciarse con las maestras y los maestros que se sienten agraviados.

Etiquetado , , , , , ,

“Tengo miedo”

La situación que padecen muchos docentes a manos de malandrines en sus centros de trabajo.

Resultado de imagen para escribiendo en el celular

Cartas a Gracia.

Tus mensajes a través del WhatsApp  son más frecuentes que de costumbre. Mediante ellos me transmites tu angustia por la inseguridad que vives y que comparten maestras y maestros de la escuela en la que prestas tus servicios. No sólo por lo que sucede de la puerta para adentro y que se vincula con las nuevas condiciones laborales que se generaron a raíz de la aprobación de la Ley General del Servicio Profesional Docente. Estás inquieta tanto por lo pasa en los salones de clase y en el patio escolar, como por lo que acontece en el entorno escolar y en tus actividades de la vida diaria.

Me compartes que Nelly, una compañera con las que estudiaste un doctorado y que labora en una secundaria de un Centros de Atención Múltiple (CAM), recientemente recibió un “cachetadón” que le propinó un adolescente de 16 años que sufre el síndrome de Prader-Willi y la historia con este joven no para ahí. El patio de la escuela -me dices- “no es particular”, como el de todas las escuelas. En muchas, como es el caso de aquella en la que laboras, lo mismo sirve de estacionamiento (para evitar los robos a los vehículos del personal docente, incluido el del director), que de patio de usos múltiples (cancha improvisada de futbol, pista de carreras, etc.) y hasta de comedor.

Y aunque pareciera de risa, coincido contigo, los ladrones que acechan por esos lares, tal pareciera que ya agarraron a la escuela de “cochinito”. Ingresan al plantel como “Pedro por su casa” -me cuentas-, y arrean con todo lo de valor que encuentran. Te creo, la sensación de inseguridad no te abandona; los “malandros” lo mismo  ofrecen droga a alumnas y alumnos sin importar la edad, que asaltan y despojan a estudiantes de sus pertenencias -incluidos teléfonos celulares o tabletas- y no les roban sus computadoras personales porque ya casi ninguno, se atreve a llevarla consigo.

Y no es para menos. A uno de tus compañeros le propinaron un “navajazo” cuando asaltaron la micro en la que se trasladaba a un segundo trabajo para complementar su ingreso. A otra le “arrebataron” su bolsa y a una más, el teléfono celular y la cuestión no para ahí; casi todas y todos tienen una historia que contar al respecto y la comparten entre ustedes “para tomar providencias”. La inseguridad te persigue y ha vuelto tu compañera y la de muchísim@s más. Está contigo al salir y al llegar a tu departamento, al ir al “Sope” o a los Viveros de Coyoacán en donde corres. Se agudiza cuando tienes que cruzar la calzada de Tlalpan de madrugada para acudir al Dojo y no te abandona al ir al mercado, a la Cineteca o ver alguna obra de teatro a Ciudad Universitaria.

Empero, no sólo los de a pie tenemos miedo, Gracia, Meade también. La caricatura que publicara “La Jornada”  el día sábado 14 de abril y que me compartieras mediante  WhatsApp es más que elocuente. Toño tendría miedo por varias cuestiones –señala El Fisgón- entre ellas: los resultados de las encuestas; la revisión de los contratos de sus amigos y por otras cuestiones similares, destacando el que la “gente se pitorreé de las campañas de miedo” (14 de abril del 2018. El Fisgón, La Jornada, pág. 7). Los  “actores” que contrata Meade, para que escenifiquen un spot, también “comparten” el miedo atribuido a un padre y una madre de familia, preocupados porque “el Peje quiere echar atrás la reforma, ni siquiera quiere que los niños aprendan inglés”. Meade aprovecha el miedo que su propio partido genera, para que la gente diga que “más vale malo por conocido que bueno por conocer”.

Ya entrados “en el tengo miedo”, la pregunta -en una conversación con varias y varios compañeros de trabajo- fue obligada: y tú, ¿a qué le tienes miedo? Las respuestas variaron: todas y todos coincidieron en que su miedo crece al ritmo de la percepción de inseguridad que tiene la población. Tú terciaste :“Nelly y sus compañeras en el CAM en el que laboran, tienen miedo a sufrir una nueva agresión a manos de un  adolescente que padece el síndrome escrito previamente y a que persistan las faltas de respeto –recurrentes- con las que agravia a escolapias y maestras, ante la indolencia mostrada por la directora del plantel y la supervisora escolar –so pretexto de lograr la inclusión– y la complacencia  mostrada por la madre del menor ante la conducta del menor, amparada por un comprobante médico. La madre sonriente reconoce que “en la casa hasta a su padre le pega”. Una compañera más, tiene miedo por el asalto que sufriera a manos de un taxista y, aunque coincide con José Luis, maestro de educación física -al que secuestraran por unas horas-, en que tendrían que agradecerles a quienes les asaltaron “porque se portaron decentes”; temen que los siniestros se vuelvan a repetir.

Las disposiciones que toman las autoridades educativas -medias e intermedias- también generan miedo en maestras y maestros, y más cuando los susodichos “son nombrados” sin tener el perfil y la capacidad para resolver entuertos. Muchas funcionarias y/o funcionarios “designados” por los encargados de los despachos de educación -locales y federales-, al margen de cualquier “concurso de ingreso al servicio profesional”, no cumplen con el perfil que exige el desempeño del puesto encomendado. En pocas palabras, no son las y los adecuados; no saben escuchar y atender a los demás y no son evaluadas para “permanecer” al frente de las oficinas que les encomiendan. De entre ellas y ellos, alguien señaló que tienen miedo porque las autoridades -quienes diseñan la política educativa- delegan en maestras y maestros y en la sociedad, el ejercicio de su responsabilidad, en clara referencia al logro académico de niñas, niños y adolescentes y a la operación  de programas -como el de “Educación socioemocional”-, para el que no están preparados y que deberán ejecutar, en ausencia del personal sugerido por el proyecto (4 funcionarios por escuela), para hacerse cargo de la tutoría.

Le tienen miedo a la propaganda mediante la que el partido oficial da por sentado que maestras y maestros “ahora sí” se encuentran “mejor preparados”, acción que la reforma educativa habría logrado invirtiendo tan sólo 1 000 pesos por año por docente y sin transformar planes y programas de estudio de las escuelas normales. Tienen miedo de afirmaciones que presumen que niñas, niños y adolescentes adquirirán el dominio de la lengua inglesa, destinando a la asignatura tan sólo media hora por día (55 horas por ciclo lectivo) en la escuela primaria y 3 horas semana-mes en secundaria (60 horas por ciclo lectivo), sin descontar días de suspensión oficial de labores. Sin duda, Gracia, que muchas y muchos docentes tienen un gran miedo ocasionado por la persecución de la que son objeto; por la inseguridad en la que viven y por la frivolidad con la que las autoridades -incluido el titular del ejecutivo- abordan el tema educativo.

Etiquetado , , , , , , ,

“Que la gente valore”

Consideraciones sobre las posturas de los presidenciables en cuanto a la administración educativa.

Depositphotos_50695683_l-2015.jpg

Cartas a Gracia

Me comentas, Gracia, que calificarías al trayecto de regreso a la Ciudad de México con el adjetivo de maravilloso, si no fuera por el tiempo perdido en las casetas de peaje de CAPUFE y por el caos vehicular que enfrentaste al regresar a casa, en una de las urbes más grandes del mundo. Comparto tu opinión negativa. A pesar de la inversiones multimillonarias que la administración de Peña realizara en ese rubro, no mejora la calidad con la que atienden a quienes tienen que hacer uso de las garitas de pago y de las carreteras de cuota. Del calificativo no se salvan, ni siquiera, las carreteras concesionadas a sus socios españoles y operadas de manera privada.

Te sorprende que el ex “niño maravilla” se meta al partido y que ahora critique una reforma que él avaló. Cierto que son agrestes sus declaraciones y que coincide con algunas de las posturas críticas esgrimidas por AMLO y por Meade, en contra de la reforma educativa. La califica como un “desastre […] absolutamente equivocada”, por gastar más de tres veces en la evaluación docente que lo que se destinó a la formación continua de maestras y maestros. Anaya también se pronuncia en contra de la evaluación punitiva y señala que de ser ungido, corregirá la plana y hará mejor la tarea.

En contrasentido, Gracia, y cuando parecía que la ley vetaría el uso y abuso de la reforma educativa utilizada como “la propaganda electoral” con la que Otto buscaría incidir en la definición del voto que habrán de sufragar los electores, orientando por la continuidad de las políticas públicas y a favor de Meade; Peña Nieto -el jefe de ambos- sale al quite y “demanda” que la reforma educativa se preserve. Orgulloso, Peña, por un programa que margina a quienes tendrán la obligación de aplicarlo en las aulas, “anuncia” que en agosto se iniciará -aunque olvida señalar que será gradualmente- el “punto culminante de la reforma educativa”. No obstante y a pesar de que se declare al margen de lo que la “gente valore”, apuntala con sus declaraciones a las reformas estructurales.

Como señalas, Gracia, entre los juicios con los que “la gente valora” pero que los gobernantes no escuchan, destacan las condenas a la reforma educativa que muchas maestras y maestros externan y que numerosos más, comparten, pero guardan en su fuero interno por temor a las represalias de la autoridades educativas y que tú atestiguas en tu centro de trabajo. Sucede lo mismo en muchas escuelas. Valoraciones adversas “de la gente” que son retomadas por 3 de 4 de los precandidatos a la presidencia de la República y al Congreso de la Unión, por diputados locales y federales y aspirantes a serlo, por senadores, investigadores del quehacer educativo, madres y padres de familia.

Gracia, las críticas a la operación  de la administración que concluye, no sólo parte de los opositores a la reforma. Quienes constituyen un poder autónomo -pero al fin y al cabo subordinado- presentan “a pesar de su condición” ante el Senado y la Cámara de Diputados el documento:  La educación obligatoria en México. Informe 2018. Señalan, entre otras cuestiones, la persistencia de inequidades (50% de las escuelas de educación básica son de organización multigrado, la mayoría ubicadas en zonas indígenas y de alta marginación); la carencia de infraestructura física (3 de cada 10 escuelas de EB y 1 de cada 2 EM no cuentan con espacios básicos, incluidos sanitarios, rampas y agarraderas para discapacitados y de materiales educativos); la inexistencia de servicios de cómputo y conectividad (en 2 de cada 3 escuelas de EO faltan computadoras e Internet); el incumplimiento de metas (sólo 217 000 docentes obligados de 1 500 000 sustentaron el examen de permanencia); la subcontratación de docentes (7 de cada 10 docentes que laboran en ES y EMS están contratados por hora clase y asisten a varias escuelas); la insuficiencia de recursos presupuestales (el gasto educativo federalizado se reduce al 2.7 % del PIB) y otras cuestiones más, entre las que destacan deficiencias en el aprendizaje de alumnos y alumnas (1/3 parte tiene dificultades para comprender textos argumentativos y 2/3 no domina las habilidades básicas de álgebra).

Empero, Gracia, y al margen de la perorata que Otto vertiera recientemente y de la exposición de “sus razones para votar por Mead” y de la exaltación por su persona, la oficina encargada de los asuntos educativos ha “presumido” permanentemente logros que quiere imbuir en el electorado, al margen de lo realmente realizado. Las notas que me envías, Gracia, permiten que la “gente valore” y cuestione los apoyos discrecionales que la administración del despacho educativo, eroga a favor tanto de consorcios mediáticos como de analistas especializados y expertos en el manejo de redes. Venden ilusiones y esperanzas a través de los grandes oligopolios mediáticos, bajo diferentes formatos. Lo mismo lanzan garlitos para enganchar a madres y padres de familia para que, en pro de la autonomía de gestión, incrementen sus “aportaciones voluntarias” con las que se solvente el gasto corriente de la mayoría de escuelas; al mismo tiempo que buscan justificar las campañas lanzadas para satanizar al magisterio nacional, mediante artilugios que se basan en la defensa del derecho a una educación de calidad que merecen las niñas, niños y adolescentes,  y olvidan que un sin número de planteles -la mayoría-, carecen de lo indispensable para operar con la normalidad  mínima escolar. Gastan cantidades millonarias en articulistas de renombre quienes de manera recurrente, condenan a quienes disienten del camino adoptado oficialmente.

Cierto, Gracia, es tiempo de que la “gente valore” -incluidas maestras y maestros- y decida por la opción que más le convenza.

Etiquetado , , , , , , , ,

Se calza los guantes

El sparring imaginario al que lanzara golpes de sombra podría ser cualquier maestro o maestra.

Depositphotos_50695683_l-2015.jpg

Cartas a Gracia

Da gusto intercambiar puntos de vista contigo y tener presente la opinión de alguien que, al mismo tiempo que se desempeña frente a grupo -en una escuela de educación obligatoria-, está al tanto de la información que gira en torno al sector educativo y me la comparte, cuestión que agradezco. Coincido contigo.

Otto, tercer encargado de la oficina educativa federal y quien más pareciera ser el vocero de Aurelio Nuño que el responsable de conducir los destinos del sector educativo, se calza los guantes. Insiste en llevar la confrontación en torno a la viabilidad de la reforma educativa hasta un nivel que podría rayar en lo obsesivo. Cualquier pretexto es y sería bueno -pensaría Otto-.

Tan bueno como la oportunidad que le presentó el homenaje que organizó para “celebrar” el 97 natalicio de Jesús Reyes Heroles, lo mismo que lainauguración -en compañía de Silvano Aureoles- del Centro Cultural La Estación en Apatzingán; eventos a los que convirtió en sesiones de boxeo de sombra, sin sparring y sin contrincante al frente y en los que lo mismo alertó sobre los maléficos que causaría la cancelación de la reforma educativa que continuara vendiendo espejitos salpicados de esperanza.

El sparring imaginario al que lanzara golpes de sombra y descalificaciones, bien podría ser cualquier maestro o maestra que disintiera de las promesas y que le espetara que las cosas no son como las pintan, y que la realidad en las escuelas es muy diferente a la que pregonan los voceros gubernamentales, lo mismo que cualquier organización magisterial -de las que hay y muchas- que reivindicara derechos laborales conculcados y se opusiera a las alianzas con un partido que “consideran” agrede al gremio magisterial. En la misma categoría se encontrarían ex legisladores locales y federales, ex gobernadores, ex secretarios de educación locales, ex funcionarios federales y “seudoacadémicos” que osan criticar los dogmas gubernamentales y quienes recogiendo demandas magisteriales, plantean la revisión de una reforma que ha causado múltiples agravios.

Pero, Gracia, si las bondades fueran tantas, valdría la pena preguntar ¿por qué tanto gasto en publicitar y convencer a quienes, supuestamente, han sido beneficiarios de la reforma madre de todas las reformas estructurales? Tu respuesta es más que elocuente. Tanto no son que Chuayffet, Nuño y Otto han gastado más de cuatro mil millones de pesos (revista Proceso) en la difusión de la reforma educativa y en su promoción personal. Recursos que merecerían mejor destino. Acaso para convencerme -lo estoy por supuesto- me remites una nota (Las discrepancias en el presupuesto educativo: aprobado vs ejercido, Florentina García, CIEP) en la que destacas que la SEP sobregasta recurrentemente (2013-16) en algunos programas que le reportan beneficios políticos y de imagen, como son: el programa de becas para hijos del personal de las fuerzas armadas en activo (91.6%), el de apoyos a centros y organizaciones de educación (1 672%), diseño y aplicación de la política educativa (74.8%). En este rubro, se incluyen sobre gastos en publicidad, tendentes a mostrar los resultados de las reuniones entre autoridades locales y federales para “instrumentar la política educativa” mediante campañas de comunicación social. Los resultados: “Para la realización de dichas campañas de comunicación social, las entidades y gobierno federal terminaron gastando 1,008.8 mdp, que representan 3,254.5% más a lo que inicialmente se había aprobado para esta partida”.

En la misma nota, subrayas, Gracia, el deterioro de los programas vinculados a la reforma educativa que gastan menos que el presupuesto asignado. Ejemplificas con los programas de inclusión y alfabetización digital, el de expansión de la educación media superior y superior, con un subejercicio de entre el 35.2% y el 40.2%, entre 2013 y 2016, cuestión que -explicas- contrastaría con un ficticio crecimiento en la cobertura que presta el nivel, a partir de programas en línea y de la disminución de la edad a 16.5 años para cursar el bachillerato mediante la modalidad no escolarizada; lo mismo que la disminución, en por lo menos un 50% por “beca asignada” que sufre el programa nacional de becas en el mismo lapso. O igualmente lo que sucede con el programa que fomenta la igualdad de género en el sector educativo (-77%), o con el programa para el “Desarrollo del Servicio Profesional Docente”, al que le quitan casi el 64% del monto presupuestado para ejercerse en este rubro.

Otto recuerda a su maestro, a su ex jefe en la dependencia encargada de los asuntos educativos de la administración de Miguel de la Madrid. Comparte recuerdos y anécdotas de su actuar con un personaje, y compara la revolución educativa de Reyes Heroles con la reforma educativa de Peña. Reconoce que los frutos de la segunda requerirían de una -buena ejecución-, cuestión que no garantizaría ninguna administración venidera incluso si hubiese continuidad.

Discurre en Apatzingán que “quieren acabar con la Reforma, para impedir que los maestros hagan su carrera a través del mérito, y los niños tengan educación de calidad”. Alerta sobre la vuelta de Elba Esther a la política. Señala que los “causantes de la crisis educativa” sólo quieren recuperar privilegios; pero ignora que, salvo doce años del gobierno panista -quien defendieran la misma política educativa-, la culpa por la mala gestión educativa recae históricamente en las administraciones emanadas del Partido Revolucionario Institucional. Sin embargo, para protegerse de la presidenta vitalicia del SNTE, la SEP y sus funcionarios garantizan la lealtad de Juan Díaz de la Torre mediante casi 4 mil millones de pesos que le fueron transferidos de manera opaca.

Tienes razón, Gracia, nadie les entiende. Así como defienden con palabras “su reforma”, la cancelan en los hechos con las disminuciones presupuestarias. Lo dicho, Otto se calza los guantes.

Etiquetado , , , , , ,

Persisten

Mexicanos primero y su postura sobre la reforma educativa. ¿Qué representan en realidad?

Resultado de imagen para mexicanos primero

Ante el posible triunfo presidencial del precandidato de Movimiento de Regeneración Nacional, Mexicanos Primero A.C. amenaza con “dar la batalla” y lograr la prevalencia de la reforma educativa; aunque, la gran mayoría de los cambios ofertados por la administración de Peña Nieto sigan pendientes y existan tan sólo en enunciados, en discursos y promesas oficiales. Apartidistas en el dicho pero activistas pro-continuidad de la reforma educativa, pretenden inducir el voto en favor de los precandidatos y de las alianzas políticas que se pronuncien por la pervivencia de la propuesta oficial; mientras condenan a todo aquel que ose manifestar su desacuerdo con una reforma educativa impuesta, aun y cuando ésta sea contraria al interés de maestras y maestros.

Condenados maestras y maestros a un triste papel de facilitadores en las aulas, la postura de Mexicanos Primero refrenda desde un ángulo teórico y de investigación la continuidad de la actual reforma educativa, apegada a lineamientos basados en el sistema de competencias y enfocados en la evaluación de desempeño tanto del personal docente, como del directivo y del alumnado.

Subordinados a los grandes intereses globalizadores del capital privado -nacional y transnacional-, maestras y maestros que exigen la derogación de los cambios constitucionales a los artículos 3 y 73 -que les conculcan derechos laborales-, son tildados de “dar la espalda a quienes se han  esforzado por transformar el sistema educativo” y de atentar en contra del derecho a la educación de calidad  que tienen  niñas, niños y adolescentes, como si eso fuera cierto y como si el millón y medio de docentes que conforman el amplio ejército magisterial de votantes, vendiera sus plazas o como si todas y todos las heredaran a sus vástagos y recibieran tan siquiera, una parte de los recursos multimillonarios que el gobierno transfiere -de manera opaca y al margen de la legalidad- a las arcas del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

El personal docente y las organizaciones magisteriales que disienten, son acusados oficiosamente de buscar prebendas indebidas, propiciar la corrupción y la opacidad, pretender un retorno al pasado y de ser víctimas del clientelismo político. Serían vistos por Mexicanos Primero como seres inermes, incapaces de expresar una postura divergente y a quienes engañarían ofreciéndoles “lo que no pueden cumplir o arengándolos para tratar de capitalizar viejas heridas o cuentas pendientes”.

Sin embargo, al fijar una postura pro-reforma, quienes lo hacen –Mexicanos Primero-reconocen la existencia de viejas heridas y de cuentas pendientes. Agravios entre los que se encuentran, los generados por someter al magisterio nacional a una legislación laboral de excepción. Al señalar avances legislativos y establecer demoras, aceptan que las críticas de maestras y maestros tienen razón. Empero, insisten en prolongar la evaluación punitiva a la que se les somete y la califican como un “proceso justo” que debe continuar, a pesar de que las autoridades educativas federales, locales y las del INEE hayan fracasado al aplicarla a tan solo el 15% de la plantilla laboral (230 mil) que conforma el personal docente de educación obligatoria al servicio del Estado y que constituya uno de los grandes fracasos de la reforma laboral en el sector educativo, al incumplir las metas propuestas en un 90%.

La organización política de referencia señala, en una publicación presentada el 28 de febrero, coincidencias con posturas críticas, marcadas y remarcadas por maestros y maestras y por organizaciones magisteriales. Entre ellas destacan como pendientes las de la falta de transformación de la escuelas normales y la elaboración de los nuevos planes y programas de estudio, “acordes” a los requerimientos del nuevo modelo educativo.

Maestras y maestros se quejan -entre otras muchas cuestiones- del oscurantismo con el que se maneja la evaluación de permanencia en el servicio profesional docente, de la falta de pertinencia y contextualización, de la discrecionalidad con la que se manejan los resultados y la ausencia de mecanismos para su verificación, lo mismo que para presentar inconformidades. Las coincidencias a posteriori resultan fantásticas. Mexicanos Primero reconoce la ausencia de una “evaluación del desempeño que sirva para la formación y la práctica docente”, como si no fuera algo que amplios sectores del magisterio nacional ya hubiesen cuestionado.

Coinciden también en inquirir la calidad de los procesos de formación continua que ofrecen autoridades educativas; procesos que aún no inciden “en la práctica docente así como en el aprendizaje de los alumnos”; los bajos presupuestos que se dedican al rubro (que se reducen a mil pesos por maestra, maestro en educación básica y 200 pesos en media superior al año); la deficiente implementación de los Servicios de Asistencia Técnica a la Escuela; la falta de una tutoría suficiente, “efectiva y pertinente”, reflejada en el porcentaje  de maestros y maestras de nuevo ingreso que resultan no idóneos al término de las  evaluaciones diagnósticas de 1 y 2 años de servicio (más del 40%) y seguiría la mata de las “coincidencias” dando.

La organización de empresarios se asume como defensor de los derechos de la niñez, desde la trinchera de la sociedad civil, marginando a los disidentes y a quienes pretendan engañarlos. Asumiendo la técnica de que quien pega primero pega dos veces, organiza una pasarela a la que asisten representantes de la coalición Por México al Frente y quien asumiría la titularidad del despacho educativo, si MORENA ganase la elección presidencial. Defiende sus intereses monetarios y los de sus aliados traducidos en contratos en el sector educativo, otorgados mediante el procedimiento de asignación directa a fundaciones vinculadas (UNETE, por ejemplo), lo mismo que a universidades amigas. Salvaguarda su derecho de picaporte y el acceso directo a oficinas de las y los titulares del despacho educativo en entidades de la República, al tiempo que pretende usufructuar la titularidad de la política pública en materia educativa. Pero aun cuando se ostentan como sociedad civil, vale la pena reconocer que sólo son un grupo de presión con intereses particulares que pretende impedir que maestras, maestros, madres y padres de familia, transformen mediante el voto, una realidad que les es oprobiosa. Persisten en secuestrar la política pública en materia educativa.

 

Etiquetado , , , ,

El punto de vista de Otto

Algunos resultados de la prueba Planea. Mediciones que reflejan poca autocrítica.

Resultado de imagen para prueba Planea

A pesar de los resultados adversos que arroja la reforma educativa, señalados por muchos de los actores del quehacer educativo, entre ellos, la Auditoría Superior de la Federación, Otto magnifica logros de la prueba Planea como ejemplo del avance -que desde su particular punto de vista-, ha logrado la reforma educativa, al tiempo que se cura en salud y promete que los resultados se verán en 15 años. Ejemplifica con los casos de Finlandia, Corea y Singapur; puntualiza que los resultados que les situaron en los primeros planos, requirieron 37, 25 y 22 años, respectivamente. Todo ello y más, se desprende de la síntesis de prensa que publica la Secretaría de Educación Pública con motivo del mensaje presentado en la reunión de consejeros del Instituto Tecnológico de Monterrey (goo.gl/Qiaph8).

Con independencia del discurso elaborado de acuerdo a la conseja que le vertiera su señora madre, Otto, ex colaborador del Instituto Tecnológico de Monterrey por doce años, reconoce que egresados de universidades públicas y privadas participan en los Concursos de Ingreso al Servicio Profesional Docente incluidos alumnas y alumnos de esa institución, de la que de 2 de cada 5 sustentante -de un total 500 que le reportaran- resultaran calificados como no idóneos, a pesar de los altos costos de colegiatura que en esa institución pagan padres y madres de familia. El comunicado Nº 82 de la SEP destaca, entre otras cuestiones, que el 64% de los encuestados -cara a cara- “aprueba la reforma educativa”; distingue a las reformas educativas en dos tipos, nombrando a las primera “de acceso” y  a las segundas como “reforma de carácter sistémico estructural”, entre ellas la emprendida por México en 2013; establece condiciones de cambio, destacando el paso de una nación rural a una industrializada; los malos resultados obtenidos por el estudiantado en la “pruebas estandarizadas internacionales” y el agotamiento del acuerdo corporativo adoptado desde la época de los años 50; reconoce que la administración de Peña Nieto se decidió por la reforma educativa “aun a costa de que hubiera conflictos de muy diversa naturaleza”. Establece que los cambios de una reforma como la que adoptaron se darán en el mediano y largo plazo, a pesar de que el “público” los requiera “rápidamente”.

Presenta la cara de la moneda que quiere ver. Las grandes novedades que para él representan los resultados de la prueba Planea. Le admira que 11 Estados mejoraran -comparando los resultados entre 2015 y 2017- en Lenguaje y Comunicación y que 18, lo hicieran en Matemáticas. Pero ignora que el puntaje promedio nacional se estableció en 503 puntos en 2017, el mismo que se habría obtenido en 2015 en el primer rubro y que en el segundo, se tuviera un avance pírrico de 3 unidades al pasar de 501 a 504 y que la media nacional disminuyera en 5 unidades, al retroceder de 500 puntos (2015) a 495 (2017). Se pone de pechito. Pondera que 11 entidades mejoraron de entre 2 (Estado de México y Jalisco) y 29 puntos (Sonora) en Lenguaje y Comunicación, pero ignora que 19 entidades disminuyeran la calificación obtenida, al pasar de entre 2 puntos menos (Guanajuato y Nayarit), a 23 (Zacatecas) y a 28 (Tamaulipas) puntos menos, respectivamente. Cierto que en Matemáticas, Sonora tuvo una diferencia positiva de 27 puntos, pero también y no lo menciona, que Tamaulipas obtuvo una diferencia negativa de 28 unidades y que la media nacional pasó de 500 a 497 puntos. Aguascalientes, entidad en la que Otto fuese titular del ejecutivo local, obtuvo -en el área de Lenguaje y Comunicación- un demérito de 10 unidades, al pasar de 507 en 2015 a 497 en 2017 (6 unidades menos que el puntaje promedio nacional)  y en Matemáticas tuvo un avance de 1 punto al pasar de 509 en 2015, a 510 en 2017 (6 puntos más que lo establecido en el promedio del país).

Expresión del  “mejoramiento constante y el máximo logro académico de los estudiantes” y de la calidad con la que el gobierno está obligado a brindar el servicio educativo, los resultados de Planea muestran las debilidades que la máxima reforma estructural de la administración tiene al marginar de su elaboración, a maestras y maestros del sector público y al postergar las mejores condiciones de enseñanza que se propusiera en las modificaciones al 3º constitucional. Tras 5 años de reforma educativa centrada en la Evaluación de Permanencia en el Servicio Profesional Docente, sólo puede evidenciarse el estancamiento en los resultados obtenidos por las y los estudiantes de educación obligatoria. Resultados en los que influyen pobreza, marginación, condiciones de inseguridad, estructura de la familia, dispersión geográfica e inequidad en la prestación del servicio educativo, entre otros factores. Datos publicados por el INEE muestran que el 44.5% de las escuelas primarias son de organización incompleta o multigrado y lo mismo que el 23.9% de las telesecundarias, ubicadas -la gran mayoría de ellas- en zonas rurales. El 39.9% de las primarias y el 6.7% de las secundarias se encuentra en zonas de muy alta marginación y 111, 125 de ellas, contarían con 1 o 2 docentes. Por obvias razones, es creíble suponer que carecen de los métodos y los materiales didácticos requeridos, de insuficiente infraestructura educativa y que no forman parte de esas 35 mil escuelas a las que se les dedicaron recursos públicos para la mejora física. En las zonas de habla indígena casi el 50% de las y los docentes no habla el idioma de las comunidades a las que fue asignado y no podría, por lo tanto, calificarse de idóneo, independientemente de que las y los docentes no tienen acceso a los cursos “en línea” con los que la autoridad educativa pretende actualizar a los cientos de miles de maestras y maestros, puesto que sus escuelas carecen de luz, computadoras e Internet. Desde la óptica de Otto, la reforma avanza. La lectura que él hace de los resultados de la prueba Planea, le torna  optimista.  Requeriría una pequeña dosis de autocrítica.

Etiquetado , , , , ,

Juanito traidor

Lucha por el respeto del Art. 3 constitucional. Desarrollar un modelo de sindicalismo moderno.

Resultado de imagen para Juan Díaz de la Torre

Inconformes con los excesos y con los resultados de una gestión “ilegal”, maestras y maestros se manifiestan en redes sociales. Los instrumentos varían. Recurren lo mismo cadenas de WhatsApp que al Facebook y al Twitter. Acusan de traición a Juan Díaz de la Torre y de vendidos y vendidas, a las y los “3 mil 734 delegadas y delegados efectivos electos democráticamente en todo el país”, que asistieran al VII Congreso Nacional Extraordinario del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE). Molestos, manifiestan su desacuerdo con los pronunciamientos publicados tras la celebración del consejo extraordinario -máximo órgano de gobierno sindical- al tiempo que denuncian un contubernio entre la cúpula del SNTE y el “gobierno federal” con vistas al proceso electoral del año en curso. Cuestionan el respaldo total que delegadas y delegados otorgan “al Maestro Juan Díaz de la Torre” como presidente “legítimo” (Acuerdo Nº 2), lo mismo que por posibilitarle el acceso a un puesto de elección popular que garantice su tranquilidad.

Maiceados, señalan maestras y maestros de base, las y los congresistas fueron recompensados con un iPhone, dinero en efectivo, el pago del  hospedaje y los viáticos. Delegadas y delegados acordarían “emprender una estrategia de fortalecimiento” para que, tras 5 años de reforma educativa, los miembros de los comités ejecutivos seccionales, asistan a sus oficinas y “cumplan su función y responsabilidad en los mejores términos para bien de los trabajadores de la educación de todo el país” (Acuerdo Nº 1). Sin hacer referencia directa a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación y a las diferentes corrientes de opinión proclives a realizar una alianza electoral que les permita derogar la reforma laboral, convocan a rechazar y “combatir por vía de la legalidad todo intento de división, intervención externa y ataques a la autonomía del SNTE (Acuerdo Nº 3).

Tras 5 años de sumisión a los dictados de la administración de Peña Nieto en los que se conculcaran los derechos laborales de maestras y maestros, los congresistas se pronunciarían -de manera ambigua- por defender y promover “los derechos constitucionales de las y los trabajadores de la educación” (Acuerdo No 4). Destacarían la capacidad de movilización y la autonomía de una organización en la que sus máximos dirigentes son impuestos al gusto del gobernante. No obstante, acotan el numeral 1 del Artículo 10 del Estatuto del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación que establece la “defensa de los derechos laborales, sociales, económicos y profesionales de sus miembros” de manera más amplia, a la aceptación de las reformas de los artículos 3 y 73 de la Constitución Política. Modificaciones que establecieran la creación de la Ley General del Servicio Profesional Docente que vincula la permanencia en el trabajo a los resultados que arrojen las evaluaciones que deberán sustentar maestros y maestras cada 4 años. Adicionalmente, la LGSPD otorga al gobierno, la facultad para despedir “sin responsabilidad para la autoridad educativa”, a quien consideren que por diferentes causas, sean reos de la exclusión del sistema educativo.

No obstante, las y los congresistas pugnarían por el respeto irrestricto de los derechos “laborales, profesionales, sociales y económicos” de los trabajadores de la educación. A pesar de las limitaciones salariales establecidas por el gobierno federal al interino, las y los congresistas señalan que “mantendrán la lucha por obtener un salario profesional y más amplias prestaciones para todos nuestros agremiados”. Rechazarían -por lo menos en el papel- decisiones arbitrarias que autoridades educativas de todos los niveles, cometen con su anuencia tácita del SNTE, en contra de trabajadores de la educación. Entre ellas la del habitual alargamiento de la jornada de trabajo, los cambios de adscripción por externar opiniones que se consideran contrarias al “espíritu de la reforma educativa”, los ceses y las persecuciones por oponerse a la evaluación punitiva.

Faltaba más, sin denunciar a enemigos ocultos, las y los congresistas se pronuncian  por “profundizar la lucha por la plena vigencia del Artículo 3° Constitucional” (Acuerdo Nº 5). Demandan que los tres niveles de gobierno otorguen un presupuesto “creciente y suficiente”, sin señalar que sea equivalente al 8% del PIB nacional, pero sí el suficiente para que se resguarde a la educación pública, de “cualquier amenaza de privatización y comercialización”  (Acuerdo Nº 6).  Ignorando las añejas exigencias por la democratización real de la vida sindical, propone “desarrollar un modelo de sindicalismo moderno” (Acuerdo Nº 8), capaz de implementar “mejores prácticas de gobernanza, transparencia y rendición de cuentas”, sin importar que triangule recursos públicos para contratar espacios que difundan las bondades de la reforma educativa. Refrenda compromisos con un “proyecto nacional” justo, contrario al que caracteriza a la actual administración (Acuerdo Nº 9). Al tiempo que ratifica su compromiso con una educación de calidad, demandan “un verdadero sistema profesional docente”, el derecho a gozar de “una formación continua relevante y pertinente” y el acceso a las nuevas tecnologías, al tiempo que critican -sin mencionarlas- a las autoridades educativas por no proporcionarlas (Acuerdo Nº 10).

Promueven la equidad y la inclusión (Acuerdo Nº 11), pero ignoran las críticas de quienes acusan a las y los congresistas -incluido Juan Díaz- de traición ante la sumisión mostrada por el SNTE con la actual administración. Sometimiento que dejaría a cientos de miles de docentes en la más absoluta indefensión laboral (Acuerdo Nº 11). Exigen el fortalecimiento de la escuela pública; una mayor fiscalización del programa Escuelas al CIEN; la reparación y reconstrucción de las escuelas dañadas por los sismos; mejores condiciones de seguridad pública en los entornos escolares y la exigencia para que las instituciones de seguridad social, brinden mejores servicios y un rosario más de buenas intenciones, mientras ignoran los grito de “Juanito traidor, eres un vividor”.

Etiquetado , , , ,